Ishtar: Jardines de Babilonia

Ishtar: Jardines de Babilonia

junio 4, 2020 0 Por zoki666

Cuenta una leyenda que hace mucho tiempo, en una noche sin estrellas, el jardinero de la reina cayó exhausto en mitad del desierto.

Lloró durante horas. ¿Cómo iba a cultivar nada en semejante yermo? Entonces, una de sus lágrimas atravesó las arenas hasta llegar al otro mundo. La diosa Ishtar, conmovida por la desesperación de aquel hombre, recogió su lágrima y la envió de vuelta a la superficie, transformada en un manantial de agua inagotable. Profundamente agradecido, el jardinero juró hacer todo lo posible para crear los jardines más maravillosos de aquellas tierras…

Introducción del manual de «Ishtar: Jaradines de Babilonia»

Con este texto nos transporta Ishtar: Jardines de Babilonia a tiempos y tierras lejanas, donde los dioses manipulaban la realidad de los mortales. En esos áridos desiertos que se mencionan, los jugadores alzarán bellos parajes donde la vegetación invadirá las arenas, con el fin de hacer los más espectaculares jardines.

Pero no será todo un camino de rosas, ya que los rivales intentarán ganarse la admiración dejando los trabajos del resto a un nivel muy inferior. Por tanto, habrá que afilar la astucia para salir airosos en este reto.

Ishtar: Jardines de Babilonia es el último título con la rúbrica de Bruno Cathala en nuestro idioma, gracias a Devir Iberia. Esta semana, ya estará disponible en vuestras tiendas habituales de juegos de mesa.

Portada de Ishtar: Jardines de Babilonia
Espectacular portada del juego.

Ficha técnica

  • Nº jugadores: 2 a 4
  • Edad recomendada: 14+
  • Año de publicación: 2020
  • Editorial: Devir Iberia
  • Autores: Bruno Cathala y Evan Singh
  • Artista: Christophe Fossard (Biboun)
  • Idioma: castellano
  • Independencia del idioma salvo reglamento: Sí
  • Ficha en la BGG

¿Cómo se juega?

Se nos presenta Ishtar: Jardines de Babilonia como un juego de carácter abstracto, donde la táctica y la visión espacial tendrán suma importancia. Su mecánica principal es la colocación de losetas, pero entorno a ella hay una multitud de pequeños matices que conforman un entorno de juego muy elegante.


ELEMENTOS DEL JUEGO

Hay una serie de componentes que merecen nombrarse, así como algunas de sus características, antes de entrar en materia.

Tablero de terreno
Tablero de terreno de Ishtar: Jardines de Babilonia

Estos tableros modulares conforman la superficie de juego donde se dará la lucha por conseguir el mejor jardín. Sobre ellos se puede apreciar los siguientes detalles:

  1. Fuente: aquí, durante la preparación, se situará una fuente al azar.
  2. Tablilla sagrada: casilla de terreno que no se puede tapar con ninguna loseta.
  3. Roca: casilla que contiene algún tipo de gema (hay 3 tipos) y sobre la que se puede poner losetas.
  4. Arena: casilla sin nada especial, sobre la que se puede poner losetas.
Tablero de alfombra
Tablero de alfombra de Ishtar: Jardines de Babilonia

Este tablero tiene la función de ser un recipiente de elementos que son necesarios para el fluir de la partida. En él, podemos diferenciar:

  1. Espacio para cuencos: se ponen al azar. Los cuencos indican el tipo de loseta de vegetación que albergarán.
  2. Casillas para la regadera: en función de dónde se ponga la regadera, se interactuará con la correspondiente loseta de vegetación.
  3. Espacio para fichas de floración: son losetas de 1 o 2 casillas, diferentes de usar a las losetas de vegetación.
  4. Espacio para situar ayudantes: tras la preparación de la partida, acabará albergando a 2 ayudantes de cada jugador.
Losetas de vegetación
Losetas de vegetación de Ishtar: Jardines de Babilonia

Estas losetas representan las plantas y flores que irán tapizando el árido desierto. Todas ellas ocupan 3 casillas, pero las hay de 3 disposiciones diferentes. Los aspectos a remarcar de ellas son:

  1. Gotas de rocío: indican que es una loseta inicial, útil para la preparación de la partida.
  2. Casilla de flores: son la clave del juego. Pueden contener de 1 a 4 flores.
  3. Casilla de césped: casilla del jardín sin flores.
  4. Icono de acción especial: existen 3 iconos diferentes. Se explicarán más adelante.
Fichas de floración

Estas pequeñas losetas de 1 o 2 casillas son parecidas a las losetas de vegetación, pero se colocan por otros métodos, que ya se explicarán. La loseta de 1 casilla contiene 3 flores y la de 2 casillas, 2 flores (1 flor en cada casilla).

Cartas de árbol
Carta de árbol de Ishtar: Jardines de Babilonia

Las cartas de árbol acabarán situándose sobre el terreno mediante las fichas de árbol. En éstas cartas podemos ver la siguiente información:

  1. Coste en gemas.
  2. Puntos de victoria.
Tablero personal

Los tableros personales cuentan cada uno con un color diferente. En esencia son similares, salvo porque el azul siempre será el del jugador inicial. Sus aspectos de interés son:

  1. Color del jugador.
  2. Habilidades: hay 2 filas de habilidades y para poder llegar a una habilidad de la parte superior, se deberá desbloquear primero la de la parte inferior.
  3. Indicador de jugador inicial.
  4. Recordatorio de la gema morada inicial que se debe coger en la preparación de la partida.
Tablero personal

PREPARACIÓN Y CONCEPTOS BÁSICOS

La clave del juego

En «Ishtar: Jardines de Babilonia» lucharemos por ser quienes controlan los mejores jardines del reino. La forma en que se hace esto, se explicará más adelante, pero es importante entender cómo se distribuyen los jardines.

Un jardín lo conforma una serie variable de losetas de vegetación que se encuentran unidas y a su vez, alguna de ellas adyacente a una fuente. Un jardín sólo puede tocar una única fuente, pero una fuente puede estar adyacente a varios jardines.

Los jardines de distintas fuentes son independientes, no pudiéndose tocar entre ellos. En cada jardín puede haber una cantidad indeterminada de macizos. Los macizos son conjuntos de casillas de flores adyacentes.

Jugando a Ishtar: Jardines de Babilonia
¡Qué bien se está a la sombra del árbol!

En los macizos puede haber como máximo 1 ayudante, que será quien lo controle. En un jardín, por tanto, puede haber varios ayudantes en diferentes macizos.

Es importante controlar macizos porque las flores al final de la partida otorgarán puntos de victoria. Igualmente, otorgarán puntos las fuentes a su controlador. Éste será el jugador que controle más casillas de flores de entre los macizos de jardines conectados a esa fuente (en caso de empate, todos esos jugadores la controlan).

Deberemos tener esto en mente para saber cómo situar las losetas durante la partida sin cometer errores tácticos, ni faltar a las normas del juego.

Preparación de la partida

Para preparar la zona central se seguirán los siguientes pasos:

  1. Une tantos tableros de terreno como cantidad de jugadores más 2.
  2. Sitúa en los tableros de terreno una fuente al azar, allá donde se indica.
  3. En cada casilla de roca, pon una gema del color que se especifique (las gemas sobrantes formarán parte de la reserva general).
  4. Sitúa al alcance de todos el tablero de alfombra.
  5. Pon 6 losetas de cuencos al azar sobre el tablero de alfombra.
  6. Coloca un montón de losetas de vegetación bocabajo de la forma que se indica en cada cuenco, en función del número de jugadores:
    • 4 jugadores: 6 losetas.
    • 3 jugadores: 5 losetas.
    • 2 jugadores: 4 losetas.
  7. Coloca las losetas iniciales de vegetación (tienen dibujadas unas gotas de rocío) sobre cada montón de losetas de los cuencos, esta vez bocarriba.
  8. Coloca las fichas de floración, de 1 y de 2 huecos, en el espacio reservado para ellas en el centro del tablero de alfombra.
  9. Baraja las cartas de árboles y crea un mazo a situar bocabajo.
  10. Roba las 5 primeras cartas del mazo de árboles y ponlas junto al mazo, bocarriba. Sitúa una ficha de árbol sobre cada una de las 5 cartas.
PArtida preparada para 2 jugadores
Partida preparada para 2 jugadores.

Por último, para preparar lo necesario para cada jugador:

  1. Se reparten tableros personales al azar. Obligatoriamente deberá utilizarse el tablero azul, que tiene la maraca de jugador inicial (el 1 de abajo a la izquierda).
  2. Se reciben los 4 ayudantes de su color. De ésos, 2 se quedan con el jugador y los otros 2 se sitúan en el centro del tablero de alfombra.
  3. Se recibe una gema inicial de color morado (se indica en el tablero abajo a la izquierda).
  4. El jugador inicial recibe la regadera.

SECUENCIA DEL JUEGO

Las partidas a «Ishtar: Jardines de Babilonia» se juegan mediante turnos que se suceden entre los jugadores en sentido horario. Esta rutina terminará cuando se dé la condición de final de partida, tal y como se explicará más adelante.

El turno de un jugador se divide en 5 acciones, siempre es este orden:

  1. Tomar una loseta de vegetación.
  2. Colocar una loseta de vegetación.
  3. Recoger gemas.
  4. Realizar una acción especial.
  5. Plantar árboles.
Acción 1ª: Tomar una loseta de vegetación

Para elegir una loseta de vegetación:

  1. Avanzar la regadera un cuenco en sentido horario (ignorando los que estén vacíos). En el primer turno, el jugador inicial elegirá dónde situarlo.
  2. Coger la loseta de vegetación de la parte superior de la pila.
  3. Revelar la siguiente loseta de vegetación de la pila de donde se encuentra la regadera.
Elección de losetas en Ishtar: Jardines de Babilonia
En el primer turno el jugador elige dónde poner la regadera.

Existe la posibilidad de gastar una gema para saltar al siguiente cuenco con losetas, respetando el sentido horario. Por cada cuenco que se decida saltar, deberá pagarse una gema, da igual de qué color.

Acción 2ª: Colocar una loseta de vegetación

El jugador deberá colocar la loseta de vegetación sobre los tableros de terreno, allá donde desee, pero respetando las siguientes condiciones:

  • Deberá cubrir exclusivamente casillas de arena y/o roca.
  • Por tanto, no puede cubrir ni fuentes, ni tablillas sagradas, ni cualquier otra loseta de vegetación.
  • Deberá colocarse en contacto a una fuente o a otra loseta de vegetación.
  • No se podrá conectar 2 jardines de distintas fuentes.
  • No se puede colocar la loseta de tal forma que 2 ayudantes acaben formando parte del mismo macizo.
Durante la partida
Está quedando bonito el macizo (gracias a las fichas de floración).
Acción 3ª: Recoger gemas

Las gemas que hubiera sobre las casillas del terreno en las que se sitúa la loseta de vegetación pasan a ser posesión del jugador. Las recoge y las sitúa en torno a su tablero personal.

Cabe la posibilidad de que no se cubra con la loseta ninguna gema y no haga falta hacer nada en esta acción.

Acción 4ª: Realizar acción especial

Esta acción se da sólo si la loseta que se ha puesto en juego tiene algún icono de acción especial. Si se da el caso, el jugador tendrá la opción de ejecutar el efecto al momento o perderlo. Los 3 diferentes iconos existentes son:

Icono de ayudante

Si el jugador tiene en su haber algún ayudante, tiene la posibilidad de situarlo en la casilla donde aparece el icono. De esta manera puede llegar a controlar un macizo, pero recuerda la norma de que por cada macizo sólo puede existir un ayudante controlándolo.

Icono de habilidad

El jugador tiene la posibilidad de desbloquear una habilidad de su tablero personal. Para hacerlo, deberá pagar un coste de 2 gemas, de cualquier color, iguales o diferentes. La habilidad a desbloquear debe ser de la fila de abajo o de la superior, sólo si la habilidad bajo ella ya estuviese desbloqueada. Para indicar que esa habilidad queda desbloqueada, se dejan las gemas que se han pagado sobre ella. Obviamente, una habilidad ya desbloqueada no puede volver a ser desbloqueada por el mismo jugador.

Icono comodin
Icono de comodín

El jugador puede elegir utilizarlo, a su elección, como si fuera un icono de ayudante o de habilidad.

Acción 5ª: Plantar árboles
El árbol más tocho de Ishtar: Jardines de Babilonia
¡Ojo con este árbol!

Aunque no es obligatorio, el jugador puede elegir plantar árboles a su elección, mientras pueda cumplir con los pasos necesarios:

  1. Elegir una de las 5 cartas de árbol bocarriba.
  2. Pagar las gemas indicadas en el coste de la carta.
  3. Colocar la carta bocabajo junto al tablero personal.
  4. Poner la ficha del árbol que estaba sobre la carta en cualquier casilla de césped que esté vacía.

Puede repetirse esta acción hasta acabar con las 5 cartas de árboles que se muestran. Una vez el jugador decida no continuar plantando árboles, se repondrán las cartas necesarias desde el mazo hasta que vuelva a haber 5 bocarriba. A las cartas que les falten la ficha de árbol, se les deberá reponer.


REGLAS ADICIONALES

Falta conocer una parte importante del juego, la cual es necesaria gestionar adecuadamente si el jugador quiere tener oportunidad de ganar la partida. Hablo de las habilidades desbloqueables de los tableros personales. Recordemos que para desbloquear una habilidad superior, se deberá desbloquear previamente la inmediatamente inferior.

Toma 2 gemas del color que desees de la reserva general.

Habilidad superior de la anterior. En el recuento final, ganas 2 puntos de victoria por cada casilla con una tablilla sagrada adyacente, como mínimo, a un macizo que controles.

Toma una ficha de floración de 1 casilla y colócala sobre una casilla de césped. Debe respetarse que sólo puede haber como máximo 1 ayudante en cada macizo.

Habilidad superior de la anterior. Se obtienen 2 ventajas:

  • Puedes usar un icono de ayudante como si fuera de habilidad y viceversa.
  • En el recuento final, obtienes 7 puntos de victoria.

Toma una ficha de floración de 2 casillas y colócala sobre unas casillas de césped. Debe respetarse que sólo puede haber como máximo 1 ayudante en cada macizo.

Habilidad superior de la anterior. En el recuento final, ganas puntos de victoria por las gemas disponibles que tengas:

  • 1 punto por cada blanca.
  • 2 puntos por cada roja.
  • 3 puntos por cada morada.

Se obtienen 2 ventajas:

  • Toma una carta de árbol de las 5 disponibles con su ficha de árbol. Ponla bocarriba junto a tu tablero personal. Sólo tú puedes plantar éste árbol, durante la acción 5ª (plantar árboles) pagando el coste como de costumbre. Repón el árbol que falta para que haya 5 bocarriba. Si acaba la partida y conservas este árbol sin plantar, no otorgará punto alguno.
  • Toma un ayudante de tu color del tablero de alfombra y ponlo junto a tu tablero personal. Pasa a estar disponible para usarse.

Habilidad superior de la anterior. En el recuento final, obtienes 2 puntos de victoria por cada árbol adyacente, como mínimo, a un macizo que controles.

Se obtienen 2 ventajas:

  • Toma una loseta de vegetación de la parte superior de cualquier cuenco. Déjala junto a tu tablero personal.Durante una acción 1ª (tomar una loseta de vegetación) puedes optar por no mover la regadera y colocar esta loseta. Al final de la partida, si conservas esta loseta sin colocar, no otorgará puntos de victoria.
  • Toma un ayudante de tu color del tablero de alfombra y ponlo junto a tu tablero personal. Pasa a estar disponible para usarse.

Habilidad superior de la anterior. En el recuento final, ganas 7 puntos de victoria por cada ayudante disponible junto a tu tablero personal.


FINAL DE LA PARTIDA

El final de la partida se desemboca al vaciarse 2 cuencos de losetas de vegetación. Cuando esto ocurra, deberá completarse la ronda de manera que todos los jugadores disfruten de la misma cantidad de turnos.

2 Cuencos vacíos
La partida está al terminar…
Puntuación final

Se debe contabilizar el total de puntos para cada jugador de la siguiente forma:

  • Las cartas de árbol y las losetas de vegetación reservadas por el uso de las correspondientes habilidades, si no han terminado en los tableros de terreno, no otorgan punto alguno.
  • 1 Punto de victoria por cada flor que forme parte de un macizo que controles.
  • Puntos de victoria por cada fuente que controles en función de su color:
    • Morada: 4 puntos.
    • Roja: 6 puntos.
    • Blanca: 8 puntos.
  • En función de las habilidades desbloqueadas, calcular los puntos de victoria que otorga cada una de ellas.

El jugador que haya obtenido la mayor cantidad de puntos de victoria será el ganador.


Los componentes

«Ishtar: Jardines de Babilonia» se presenta en una caja cuadrada que cuenta con un diseño muy elegante y llamativo, acorde con su tema floral y con su evocadora época babilónica, gracias a sus ilustraciones con escritura cuneiforme. El interior nos depara una estupenda cuna donde todos sus componentes tendrán un espacio reservado.

Sus tableros son de cartón, lo suficientemente gruesos, como para parecer resistentes. Los elementos de madera son una auténtica delicia, contando ellos con formas no vistas hasta la fecha. Las gemas, algo más comunes ya en los juegos, vienen a paladas con este juego. Por último, las fuentes, de plástico, tienen un aspecto que recuerda a la arquitectura de aquella época antigua.

Los últimos elementos a tener en cuenta son las cartas, de tamaño estándar, cómodas y de tacto liso. Sus ilustraciones muestran árboles de fantasía, con cristales y elementos decorativos que encajan a la perfección con la estética del juego.

Contenido de Ishtar: Jardines de Babilonia
Todo viene muy bien ordenadito.

Falta mencionar que el juego viene acompañado de un manual en formato cuadrado, una hoja de ayuda que viene a formar parte del manual y la libreta de puntuaciones. En cuanto al manual, debo alabar lo bien explicado que está, repleto de ejemplos e ilustraciones.

Como únicos factores negativos de «Ishtar: Jardines de Babilonia» debo mencionar que los manuales cuadrados, así como la hoja de ayuda, que comparte tamaño, son incómodos de usar (¡es odioso ese formato!). Además, debido a que la cuna cuenta con un borde redondeado en las esquinas y los manuales no, éstos tienden a doblarse por ese punto al ser almacenados en la caja. Es un mal menor, pero hay que reconocer que es algo que ocurre con el uso.

Por último y de una manera muy personal, dado que soy un adicto a enfundar todas las cartas, debo avisar que en la cuna no entran enfundadas, al menos en el espacio que les corresponde. De todas formas, es un mal menor, ya que metiéndolas en una bolsita zip, se pueden guardar sobre la libreta de puntuación sin que descoloque ningún otro elemento.


Valoración

«Ishtar: Jardines de Babilonia» ha sido una sorpresa mayúscula. Aunque Bruno Cathala es un autor de renombre por diversos títulos como Five Tribes, sus juegos nunca me han llegado a apasionar como los de otros autores. Con éste título, he de reconocer que me ha desarmado. Me ha parecido un juego redondo. De reglas, realmente sencillas, pero con una profundidad importante, que hará estrujarse el cerebro con cada decisión que se tome.

Empezando por lo más inmediato, vemos que se trata de un juego de colocación de losetas donde no sólo debemos pensar dónde ponerlo, sino las consecuencias de ponerlo. ¿Podemos asegurar que este paso nos reportará puntos a nosotros o se lo podrá acabar agenciando otro jugador? Por tanto, no sólo miraremos la loseta de vegetación a colocar, sino también las losetas futuras que les tocarán a los otros jugadores y si tienen gemas para saltarse alguna y llegar a otra más conflictiva para nuestros planes.

También tendremos la posibilidad de gastar las gemas a nuestro gusto, para intentar coger losetas que se adapten mejor a nuestras necesidades, pero repercutirá directamente en los árboles que acabaremos plantando, pues éstos se costean con esas gemas.

Lucha por el terreno en Ishtar: Jardines de Babilonia
La lucha por controlar las áreas es despiadada.

Entonces, vamos dilucidando que este juego, pese a sus mecánicas, que vamos a seguir desgranando, aporta una abundante toma de decisiones, de una u otra forma con el objetivo de controlar áreas de una forma muy particular. Tomar decisiones es la esencia de todo buen juego. Siempre lo he pensado así y creo que «Ishtar: Jardines de Babilonia» brilla por este motivo.

Pero no sólo de poner losetas se vive en este juego, también hay que decidir dónde situar a los ayudantes. Si recordáis la normativa de construcción de jardines y macizos, es obvio que hay una gran carga estratégica en este punto. Elegir un buen sitio para iniciar un macizo es vital, ya que ahí donde se sitúe el ayudante, quedará hasta el final de la partida.

Por este aspecto, se podría decir que «Ishtar: Jardines de Babilonia» castiga duramente a quien tome la mala decisión de colocar a su ayudante donde no deba. Pero tampoco creo que sea un castigo desproporcionado, ya que de esto va el juego. Situar un ayudante, de los 4 que se pueden llegar a tener, debe ser algo bien pensado. Hay que mirar a futuro y ver que se está realizando una jugada con posibilidades de evolución. Creo que a veces puede ser mejor esperar uno o dos turnos al momento y loseta adecuados, que adelantarse en poner cuanto antes al ayudante y acabar, prácticamente, desperdiciándolo.

Gemas en habilidades
Invirtiendo gemas en habilidades.

Pero aún hay más. También están las habilidades que se podrán desbloquear de los tableros personales (a base de invertir gemas en ello). Éstas son esenciales para ganar cierta fluidez en la partida y de paso, aprovecharse de las habilidades avanzadas para rascar puntos de victoria. Sin duda, esos puntos pueden ser decisivos para marcar la diferencia en una partida.

Como última mención, recordemos los árboles que se podrán plantar. Son otro cúmulo de puntos que ayudan a ascender en el recuento final sobre otros jugadores. En ellos se aprecia un detalle fantástico del diseño del juego, donde podemos ver que las gemas blancas son las más preciadas, debido a que son las que menos se ven sobre el terreno, pero a su vez son las necesarias para plantar los mejores árboles. Y este valor que damos a las gemas blancas (después irían las rojas y por último las moradas) es debido simplemente a la cantidad de ellas y al uso que se les quiere dar, no por un valor numérico que se le haya asignado. Este detalle es sumamente elegante.

Por último, hablar sobre la rejugabilidad de «Ishtar: Jardines de Babilonia». Está claro que quemar este juego será algo realmente complicado. Contamos con tableros modulares y la aleatoriedad para ponerlos en la preparación de la partida. Pero no sólo esto, ya que otros elementos crearán variabilidad, como por ejemplo las fuentes, que se sitúan de colores al azar o las cartas de árboles que provienen de un mazo barajado.

Echamos otra a Ishtar: Jardines de Babilonia
¿Echamos otra? Este juego pica.

En cuanto a que el juego pueda jugarse de 2 a 4 jugadores, debo matizar que lo consigue sin necesidad de parchear las reglas, más allá de ajustar el terreno de juego y las losetas a poner sobre él, acorde a la cantidad de gente que hay entorno a la mesa. Esto es garantía de ser un diseño bien pensado, que funciona con cualquier configuración. Además, el turno de un jugador es bastante rápido, por lo que salvo que compartáis mesa con un titán del AP, no sufriréis en exceso las esperas.

El aspecto negativo que más me pesa del juego es la preparación. Es algo laborioso estar poniendo gemas por todas las casillas de rocas, aunque si los jugadores cooperan y no es sólo uno quien lo hace, reconozco que ese trabajo se diluye bastante.

Por tanto, si estás buscando un juego bonito, que pese a tener espíritu abstracto, tenga una buena cobertura de un tema que convence. Si buscas que te haga pensar y que la duración de la partida partida no pase de la hora, «Ishtar: Jardines de Babilonia» es tu juego.


  • Bueno, bonito y barato para todo lo que ofrece.
  • Tiene más profundidad de la que parece.
  • Reglas claras y sencillas.
  • Simbología fácil de entender.

  • No hay nada que merezca ser mencionado.

Difunde la palabra: