Incómodos invitados

Incómodos invitados

marzo 20, 2019 0 Por zoki666

El señor Walton ha sido asesinado en su mansión y tenemos un grupo de sospechosos junto a un montón de pistas a seguir. Es hora de investigar la escena del crimen para desenmascarar a los culpables de tan inefable acto. Los investigadores haremos uso de un sistema basado en cartas, para ir deduciendo lo sucedido y resolver las incógnitas antes que nuestros contrincantes.

Esta reseña se basa en la segunda edición española del juego, que salvo algún rediseño y mejora de calidad de componentes, es parecida a la primera. Por esto, si debéis elegir entre ambas, recomendaría encarecidamente la segunda antes que la primera.

Compacta caja de Incómodos invitados

FICHA TÉCNICA

  • Nº jugadores: 1 a 8
  • Edad recomendada: 12+
  • Año de publicación: 2017 (la primera edición, 2016)
  • Editorial: Megacorpin Games
  • Autor: Ron Gonzalo García
  • Artistas: Samuel Gonzalo García y Laura Medina Solera
  • Idioma: castellano
  • Independencia del idioma salvo reglamento: No
  • Ficha en la BGG

¿CÓMO SE JUEGA?

El juego contiene una gran cantidad de cartas, pero para crear la historia, sólo se usarán unas cuantas. En esas cartas tendremos todas las pistas referentes al escenario del crimen para poder resolverlo. Los jugadores tendrán que gestionar qué pistas intercambiar de las que tiene en sus manos con sus oponentes a cambio de otras pistas y cuáles deciden ocultarles, en medida de lo posible.

El jugador activo tiene esto frente a él: pantalla, mano de 6 cartas, hoja de investigación, marcador de reolución y el señor Walton (¡y un lápiz del Ikea, que entra perfecto en la caja!)

Debemos tener en cuenta que una carta consta de tres datos de especial importancia (también hay una imagen y una cita decorativa): una cifra que es el valor de la carta, una lista de claves que son lugares de la mansión y nombres de sospechosos, y por último una descripción de la pista.

Teniendo esto en cuenta podemos entender el ciclo del turno de un jugador. El jugador activo realizará una consulta sobre dos referencias distintas, que son las claves que se indican en las cartas, que son o nombres de sospechosos o lugares de la casa. Por ejemplo, si quieres pistas sobre la cocina y sobre la sospechosa Angelica Anbilson, dirías «quiero pistas sobre la cocina y Angelica Albinson». Fácil y para toda la familia.

En una partida de dos jugadores, el jugador activo pide pistas que tengan algunas de esas cuatro claves. En partidas de más jugadores, sólo se usarían dos flechas.

Teniendo en cuenta las dos referencias que da el jugador activo (en el ejemplo cocina y Angelica Albinson), el resto de jugadores mirarán las cartas de su mano (compuesta por seis cartas) y podrán ofrecer para intercambiar las cartas que deseen que contengan alguna de esas referencias. Para ello pondrán boca abajo las cartas que quieran ofrecer y sobre ellas un marcador con la cifra correspondiente a la suma del valor de las cartas. Aquí los jugadores deben tener cuidado con ofrecer sólo las cartas que les interese, ya que puede que se quieran guardar algunos secretos… Pero claro, si no ofrecen cosas interesantes, el resto de jugadores dejarán de negociar con ellos y no obtendrán pistas nuevas tan a menudo… Se trata de buscar el equilibrio entre dar pistas sin pasarse y, a la vez, obtener pistas para avanzar en la investigación.

Con las ofertas sobre la mesa, el jugador activo podrá aceptar los cambios que desee, entregando a cambio a otros jugadores cartas por valor, al menos, igual que lo que le ofrecen. En caso de que nadie le ofreciera cartas para intercambiar, el jugador robará tres cartas del mazo (lo que le podrá dar pistas en exclusiva).

Estas tres fases (consulta, oferta e intercambio) se repiten por cada jugador y cuando se hace toda la ronda se termina con dos fases adicionales: resolución y descarte.

Zona central del juego con el mazo de cartas, las flechas para preguntar por pistas (se usan cuatro para partidas de dos jugadores, si no, sólo dos) y una pantalla bocabajo, donde se puede ver el mapa de la mansión y los invitados.

La resolución consiste en que cada jugador, de forma simultánea, sitúa la ficha de resolución boca arriba o boca abajo, para indicar si desea resolver o no. Entonces los jugadores que han decidido resolver comprueban si han acertado todo cuanto se pregunta: quién, por qué, cómo, si hay cómplice y el motivo del cómplice. En función de la dificultad de la partida (es algo que se elige al prepararla) habrá que responder más o menos preguntas.

A la hora de resolverlo de forma normal, usando el libro de instrucciones, los jugadores que aciertan ganan la partida y los que fallan son eliminados. Pero si se usa la aplicación móvil (muy recomendable) para comprobar si se ha acertado, la propia aplicación te dice si has acertado o no, pero no te revela la respuesta. De esta manera, en caso de fallar, los jugadores no deben ser eliminados necesariamente y se invita a que sigan jugando pero con una penalización: en la siguiente fase de resolución no podrán participar.

Esta aplicación móvil nos hará la vida más fácil a la hora de jugar a Incómodos invitados.

La fase de descarte consiste en que los jugadores descarten cartas boca abajo hasta quedarse sólo con tres. Luego robarán otras tres cartas para encarar el siguiente turno, donde el jugador inicial pasará a ser el jugador a la derecha del actual. Este ciclo se repetirá una y otra vez hasta dar con la solución de la escena del crimen.

El desarrollo de la partida se hace muy interesante y la investigación va acelerándose a medida que se van pasando cartas de una mano a otra. Los jugadores, tras sus pantallas, irán anotando en sus hojas las pistas posibles, eliminando sospechosos de la ecuación, averiguando qué arma pudo haberse usado para acabar con el pobre señor Walton, intuyendo el camino que siguieron los sospechosos por la mansión hasta llegar a la escena del crimen…

LOS COMPONENTES

Los componentes de esta edición son bastante buenos. Para empezar, la caja simula un maletín en el hay poco espacio para el aire. Es robusta y elegante. En su interior hay unas secciones para guardar adecuadamente las cartas y el resto de componentes. Las secciones podrían estar algo mejor hechas, ya que cabe la posibilidad de las cartas se desordenen si almacenas el juego verticalmente, debido a que los separadores no están unidos a la base de la caja.

Las cartas son perfectas, tienen un buen grosor y acabado. Se pueden guardar en la caja perfectamente incluso estando enfundadas. También hay algunos componentes de cartón, como la figura del señor Walton, que tendrá el usuario activo, las fichas con números para marcar el valor de las cartas en las ofertas, fichas con forma de flecha para indicar las referencias que se desean conseguir, fichas de dos caras para marcar si se desea resolver o no el caso y una cajita para poner el mazo de cartas. Es más de lo que hace falta para poder jugar, pero sea todo bienvenido.

Las pantallas son muy útiles. A parte de ocultar tus hojas (de las que viene un buen taco), sirven como ayuda, ya que en el interior hay consejos y explicaciones sobre situaciones que vivirás a lo largo de una partida.

La única pega que veo, podría ser que no guste el arte. Todo el juego tiene un aspecto de película antigua, con su tono sepia, que a mí me encanta, pero claro, eso es muy personal.

VALORACIÓN

Incómodos invitados es de los mejores juegos de deducción que he visto. Si hay que ponerle una nota negativa, sería por lo costoso que es preparar la partida, ya que hay que elegir las cartas concretas que se usarán (todas las cartas tienen un número único identificativo). Además, esto implica que a la hora de guardar el juego hay que volver a meterlas ordenardas. De todas formas es algo asumible, ya sabes que antes y después de la partida te vas a tirar diez minutos sacando y metiendo cartas en los mazos, no es tan trágico como para empañar la gran experiencia que ofrece este juego.

De todas formas, este incordio con las cartas es lo que hace posible que las partidas nunca se repitan. La cantidad de posibilidades es abrumadora. Si piensas fríamente que con unas cuantas cartas creas todo el escenario necesario para la investigación de un asesinato, es increíble. El trabajo de diseño de este juego es realmente digno de admiración.

Así nos indica la aplicación móvil que hemos acertado resolviendo el caso.

A este juego se le pueden sacar todas las partidas que uno quiera, pues es fácil de jugar e infinitamente rejugable. Es verdad que siempre se trata de resolver el asesinato del señor Walton, pero todas las circunstancias del crimen cambian por completo. Además, la posibilidad de ajustar la dificultad del caso está muy bien hecha. Existen diferentes niveles de dificultad que complican esclarecer el caso, metiendo más variables en la investigación. Hasta ahora, no he jugado más allá de dificultad normal y, para mí, ya es todo un reto. Es un juego al que suelo perder, pero me da igual, me encanta jugarlo.

Por si fuera poco, el juego trae normas para poder jugar en pareja. Es una pequeña adaptación a las normas habituales (en esencia viene a ser casi igual). El juego rueda perfectametne bien a dos jugadores.

En definitva, no me queda más opción que recomendar este juego a todo aquel que le gusten los juegos de investigación o deducción. Una maravilla de juego que creo que no ha recibido toda la atención que se merece. Si os llama la atención, no lo dudéis y jugadlo, u os estaréis perdiendo la oportunidad de disfrutar de esta auténtica joya.

Difunde la palabra: