Feudalia

Feudalia

julio 8, 2021 0 Por zoki666

Si hablamos de las edificaciones más típicas del medievo, seguro que no tardarán en salir a la palestra las iglesias. Pues Feudalia consiste en edificar una catedral, con ayuda de vasallos y maestros de la época, haciendo buen uso de la madera, la piedra y otros elementos necesarios para su alzamiento. Pero otro aspecto típico de entonces, eran las guerras: feudos luchando entre sí por sus bienes. Por tanto, también habrá que tener echado un ojo en los vecinos, no sea que se acerquen más de lo deseable a sus límites o intenten ganarse el favor social colaborando en la construcción de la catedral más que el resto.

Feudalia es un juego de Fernando Abad, publicado por Abba Games. Cartas por doquier para este deck building que nos transporta a épocas lejanas, siglos atrás.

Tras un interminable periodo de guerras por fin llega el momento de recoger sus frutos. El Rey ha nombrado a nuevos señores feudales que traerán gloria y prosperidad a los territorios conquistados. Con ese fin, los nobles tendrán que contratar trabajadores y maestros para hacer crecer sus feudos y participar en la construcción de una gloriosa catedral como símbolo de la cercanía del Rey a Dios.

Gestiona bien tus vasallos, consigue los mejores maestros, gasta tus recursos para construir la catedral antes de que llegue el recaudador de impuestos y defiende tu territorio de las incursiones de los demás señores.

¡Conviértete en el más próspero de los nobles de Feudalia!

– Introducción del reglamento de Feudalia.
Portada de Feudalia
Portada de Feudalia.
  • Nº jugadores: 1 a 4
  • Edad recomendada: 14+
  • Año de publicación: 2017
  • Editorial: ABBA Games
  • Autor: Fernando Abad
  • Artista: Chechu Nieto
  • Idioma: español
  • Independencia del idioma salvo reglamento: No
  • Ficha en la BGG

¿CÓMO SE JUEGA?

Feudalia es un juego de cartas con mecánica de construcción de mazos. A esto se sumará la gestión de unos recursos y la necesidad de cumplir con ciertos hitos para ganar puntos de victoria. La configuración de las partidas se hace por escenarios. En éstos, variarán las cartas que participarán durante el juego, así como algunos aspectos adicionales, por lo que cada escenario será diferente a otro, aunque todos ellos tienen un común denominador: la construcción de la catedral.


PREPARACIÓN Y CONCEPTOS BÁSICOS

En Feudalia, los jugadores rivalizarán por ser los primeros en llegar a 10 puntos de victoria (esta cifra puede variar según el escenario). Para ello, harán uso de sus feudos y de los personajes que lo habitan. Irán consiguiendo recursos y realizando diferentes tipos de acciones en sus respectivos turnos, siempre con la vista fija en los oponentes por si se pudiera estorbar en el proceso.

Los componentes que podemos encontrar en Feudalia son los siguientes:

  • Cartas de feudo: serán 3 cartas que representen los dominios de los jugadores. Cada feudo puede generar un tipo de recurso y tendrá espacios de campo para los vasallos. También pueden contar con defensa. El nivel inicial de un feudo es 0, pero podrá mejorarse a niveles superiores, que otorgarán puntos de victoria, más campos y burgos para los maestros.
Feudo de Feudalia
Feudo de nivel 2, que da 2 puntos de victoria y tiene defensa 2. Arriba hay 2 burgos y abajo 2 campos. Es un feudo orientado a la producción de madera.
  • Carta de tesorería: la carta de tesorería es un marcador sobre el que indicar el dinero que se tiene. Se usará el lado que coincida con el nivel total de cartas de feudo que se tengan. Los valores muestran una cifra más pequeña que es lo que se puede ahorrar de un turno a otro, aspecto cada vez peor cuanto mayor nivel se tenga.
Carta de tesorería
Viendo como desaparece el dinero…
  • Cartas de vasallos: estos personajes se pueden considerar los más básicos de juego y supondrán el punto de inicio de todo motor que se genere. En estas cartas se podrán encontrar un nombre, un coste para ser contratados, un tipo de trabajador, unos ingresos y una habilidad. El fondo de las cartas podrá ser marrón o gris claro.
Vasallos
La plebe es el motor del mundo.
  • Cartas de maestros básicos: son otros personajes más avanzados, que se acomodan en los burgos de cierto nivel y tipo. Suelen contar con un nombre, alguna habilidad y puede que incluso algún punto de victoria. El fondo de las cartas es gris oscuro.
Maestro básico
La alegría de la huerta.
  • Cartas de maestros de la catedral: son parecidos a los maestros básicos, pero orientados a la construcción de la catedral. Hay 3 tipos y tienen el fondo verde.
  • Cartas de la catedral: hay 5 cartas de catedral que representan el proceso de construcción de la misma. Deberá hacerse en orden (A, B y C) siguiendo las indicaciones de las cartas, con el fin de obtener puntos de victoria.
Zona de la catedral de Feudalia
Cartas relativas a la catedral.
  • Otras cartas de uso diverso: hay otros tipos de carta, como la de jugador inicial y puntos de victoria necesarios para ganar, cartas de eventos y otras muchas cartas dedicadas a diversas variantes y escenarios del juego.
  • Recursos: se representan con cubos de madera de 4 colores (marrón, verde, gris y amarillo). Los encontramos en 2 tamaños, siendo los más pequeños de valor 1 y los grandes de valor 3. Todos ellos, tendrán cabida para ser almacenados en su correspondiente recipiente.
Recursos de Feudalia
Los recursos.
  • Puntos de victoria: son fichas que indican una cifra, bien sea 3, 1, 1/2 o -1/2. Como se puede ver, la puntuación tiene en cuenta hasta los medios puntos.
Puntos de victoria
Algunos puntos de victoria.

Tras haber echado un vistazo a lo que encontramos en el juego, podemos explicar cómo preparar una partida de Feudalia, siempre teniendo en cuenta que cada escenario dará las indicaciones pertinentes para ello:

  1. Preparar la zona central de construcción de la catedral (cartas y puntos de victoria).
  2. Cada jugador:
    • Tendrá 3 feudos con los que iniciará la partida (puede hacerse una especie de draft para elegirlos).
    • Establece su carta de tesorería y el jugador inicial pone bajo ella la carta de objetivo de puntos de victoria para ganar la partida.
    • Obtiene las cartas de vasallos iniciales, que formarán su mazo, según indique el escenario.
    • Deja en el descarte personal al recaudador de impuestos.
    • Roba una mano de 5 cartas.
  3. Se crea una zona de suministro de vasallos bocarriba en el centro de la mesa. Éstos serán designados por el escenario.
  4. Se crea un mazo de maestros básicos y se dejan 5 bocarriba. Si los feudos en juego no generan todos los tipos de recursos, deberán retirarse previamente los maestros básicos vinculados a ese tipo.
  5. Crear una reserva de recursos en su correspondiente recipiente, así como de puntos de victoria.
  6. Realizar cualquier otro tipo de ajuste o preparación que requiera el escenario.

SECUENCIA DEL JUEGO

Empezando por el jugador inicial, cada jugador realizará su turno y tras finalizarlo, dará pie a que lo inicie el siguiente. Un tuno lo podemos dividir en 3 fases:

1. FASE INICIAL

Deberá realizarse lo siguiente en el orden que se indica:

  1. Enderezar a los maestros básicos girados.
  2. Ejecutar las acciones de los maestros básicos que tengan habilidades de este tipo (las de la flecha circular roja, que deben utilizarse en este momento).
  3. Jugar al recaudador de impuestos si se tiene en la mano: éste quitará un buen puñado de recursos de cada feudo o cartas si no pudiera cobrarse de la primera forma.
Recaudador de Feudalia
¡Yupi!

2. FASE PRINCIPAL

Se pueden hacer cualquiera de las siguientes acciones y cuantas veces se desee:

  • Contratar un vasallo: pagar el coste (monedas y/o eliminar cierto tipo de carta de la mano) y poner el nuevo vasallo en la pila de descarte personal.
  • Generar ingresos: juega en la mesa un vasallo de la mano para ganar en monedas lo que indique en sus ingresos.
  • Jugar una acción de campo: si el vasallo tiene una acción que requiera un campo del tipo que sea (el color negro es que vale cualquiera), puedes jugarlo colocándolo en ese campo y realizando la acción que se especifique.
  • Jugar una acción de influencia: algunos vasallos tienen una habilidad precedida del símbolo de la flecha. Éstos se pueden jugar sobre la mesa y ejecutar su efecto. El problema es que un jugador sólo puede jugar una acción de influencia por turno. Pero hay algunos vasallos con acciones de influencia que tienen un símbolo «+» bajo su flecha. Éstas son acciones de influencia permiten jugar otra acción de influencia adicional tras ella.
  • Mejorar un feudo: se puede pagar el coste indicado en la carta de feudo para mejorarlo al siguiente nivel.
  • Construir la catedral: ésta se construye en 3 pasos, empezando por los cimientos (A), luego la estructura (B) y por último el resto de cosas (C). Podrá hacerse la correspondiente acción tal y como se indica en la carta, pero respetando el orden. Se da por concluido un paso, cuando no queden puntos de victoria que ganar sobre él.
  • Contratar un maestro: pagando el coste que indique en la carta, puedes contratar al maestro. Si es un maestro básico, primero se roban 2 cartas más de su mazo y se coloca sobre la mesa. Se elegirá 1 y se descartará otro a elección del jugador. El maestro básico debe colocarse sobre un burgo libre compatible. Los maestros de la catedral, simplemente se cogen tras pagar el coste y se colocan en el burgo que cumpla los requisitos.
  • Jugar una acción de maestro: realiza la acción de uno de los maestros que tengas en un burgo. Esta acción podrá implicar girarlo (se usa 1 vez por turno indicado con una flecha negra curva). Si el símbolo de la acción es una flecha roja curva, deberá usarse obligatoriamente en la fase inicial. Y si es una flecha recta azul, durante la fase final.
Jugando a Feudalia
Un vasallo en un campo y un maestro en un burgo.

Los costes a pagar se entregarán de cualquier feudo, salvo que sea una acción de campo. Podremos encontrar habilidades en las que haya que elegir efecto o que el efecto no sea inmediato, sino que persista durante todo el turno.

3. FASE FINAL

En esta fase deben realizarse los siguientes pasos en el orden que se describe:

  1. Acciones azules: puedes jugar una acción de este tipo, si tienes alguna.
  2. Fin de la jornada: descarta los vasallos jugados sobre campos o sobre la mesa. Los maestros se mantienen en sus burgos.
  3. Servicios a la corte: descarta el resto de la mano y gana 1 moneda por cada carta.
  4. Ahorro: ajusta el marcador del dinero tal y como se indica en la posición en que se esté de la carta de tesorería. Es decir, mueve el marcador a lo indicado en la cifra pequeña.
  5. Reponer mano: Roba otras 5 cartas del mazo (baraja los descartes si fuera necesario para hacer otro mazo).
  6. Ajuste de feudos: cada feudo puede contener como máximo 12 recursos. Descarta lo restante.

FINAL DE PARTIDA

Cuando un jugador consiga 10 puntos de victoria (o la cifra que se indique en el escenario), se inicia el final de partida, permitiendo que los jugadores que falten por jugar en la ronda disfruten de su turno. Tras ello, el que tenga más cantidad de puntos de victoria se proclamará ganador.

En caso de empate, se resolverá por cantidad de nobles que se posean y si aún sigue, por cantidad de dinero.


LOS COMPONENTES

Feudalia se presenta en una caja rectangular muy robusta, que contiene una cuna de plástico para mantener sus componentes ordenados. Es de agradecer que el espacio esté bien aprovechado.

Contenido de Feudalia
Contenido de Feudalia.

Casi todas las cartas son lisas y de un tamaño pequeño. Su grosor es aceptable. Las tintas de las traseras tienen ligeras variaciones, aunque no es nada sangrante. De todas formas, fue oído el problema reportado por algunos usuarios a los que se tuvieron que reponer las cartas, debido a que la diferencia era muy notable. En mi caso, con esta copia de Feudalia he tenido suerte. Las otras pocas cartas de mayor tamaño comparten el resto de características. Son las cartas de feudos, de la catedral y algunas pocas más.

Para tener organizadas las cartas, hay unos separadores, a los que se les puede poner nombre en la solapa y así crear un pequeño fichero donde encontrar las cartas con facilidad. No creo que sea la mejor solución, ni por práctica ni por elegante, pero sin duda, algo ayuda.

Feudalia cuenta con marcadores de cartón para los puntos de victoria y un arca donde contener los recursos. Ambos elementos tienen un buen grosor y diseño.

Arte de Feudalia
El arte es ampliamente criticado por la gente. A mí me parece divertido y que encaja bien con el juego.

Los recursos son de madera, representados por cubos de diversos colores y tamaños. Se pueden dejar almacenados en el arca, lo que facilita su manipulación. También hay un marcador de madera para indicar el dinero de cada jugador. Todos los elementos son funcionales y fácilmente distinguibles, aunque no tengan nada especial por lo que sobresalgan.

El reglamento de Feudalia es un libro de un buen tamaño y grosor. Esto se debe a que la letra utilizada es bastante amplia y además cuenta con reglas opcionales y descripciones de escenarios. Lo que serían las reglas estándar apenas ocupan la mitad. Las normas se explican en detalle, aunque con alguna pequeña contradicción. Se exponen ejemplos e ilustraciones aclaratorias que facilitan su entendimiento.


VALORACIÓN

Feudalia es un juego de cartas, donde cada jugador debe construirse su mazo personal para ir generando recursos e ir evolucionando en la partida, a medida que va ganando puntos de victoria. Las cartas que se irán incluyendo en el mazo parten de una reserva común a todos los jugadores, por lo que salvo por los feudos iniciales, las condiciones de inicio y desarrollo serán similares para todos.

Esto ya deja entrever que ser el mejor en optimizar su mazo y gestionar los recursos es lo vital. Obviamente habrá un factor de suerte en las 5 cartas que se roban del mazo para cada turno, pero sabes que han de salir todas, por lo que no es decisivo. Tiene mucho más peso elegir bien qué cartas ir metiendo y de cuáles ir deshaciéndose, pues también es importante dejar el mazo sin cartas que sean un estorbo.

Maestro básico de Feudalia
Hay toda clase de maestros y maestras.

La gestión de los recursos es algo sencillo de tratar. Los feudos generan un tipo de recurso, gracias a las acciones de algunas cartas de vasallos, y lo almacenan sobre ellos. También pueden tener otros tipos de recursos obtenidos por otras cartas que permiten cambiar o comprar recursos diferentes, pero la idea es almacenarlo para gastarlo antes de que aparezca el odiado recaudador de impuestos y se lleve buena parte de ellos. Habrá que jugar con la idea de que el nefasto recaudador es inevitable y deberá llevarse su parte, pero habrá que calcular lo mejor posible para que esa parte sea lo menor posible.

Feudalia cuenta con múltiples escenarios prediseñados, aparte de los que cada cual desee inventarse. Estos escenarios presentan situaciones peculiares, incluyendo determinados vasallos en la partida y algunas normas adicionales, para recrear la idea lo más fiel posible a la temática que se exponga. De esta forma, jugar uno u otro, tendrá cierto toque diferente, pero siempre manteniendo la idea inicial de construir una catedral. Al fin y al cabo, todos ellos consisten en conseguir cierta cantidad de puntos para vencer.

Adicionalmente, Feudalia cuenta con una serie de reglas opcionales de lo más diversas: otra forma de ejecutar el final de partida, cartas de eventos que añaden aleatoriedad, versiones de partidas con inicio acelerado para acortar su duración, etc. En ese aspecto hay varias opciones para hacer que el juego encaje con el grupo.

Centro de la mesa de Feudalia
Hay muchas opciones en le centro de la mesa, pero curiosamente todos acabaremos yendo a lo mismo…

Respecto a esto, los eventos nos parecieron completamente prescindibles, pues añade azar innecesario e incontrolable, cosa que no se agradece para nada. La finalización alternativa de la partida alarga la duración en comparación con la normal y eso es un problema. El juego tiene una duración innecesariamente larga. Las partidas pueden irse a 45 minutos o 1 hora por jugador, algo exagerado, y eso contando con la opción de inicio rápido para no extenderse en demasía.

Esto es uno de los peores factores del juego, pues se llega a un punto en el que notas que juegas en bucle. Ocurre cuando ya se tiene un motor de cartas montado y juegas una y otra vez turnos muy similares. Si la duración fuese menor, con menos turnos, este mal no llegaría a notarse, pero no es así, haciéndolo muy evidente. Además, algunas cartas de personajes cuentan con habilidades casi prescindibles, lo que hace que las cartas que tomes no sean muy variadas, en comparación con lo que podría ser, viendo todas las teóricas posibilidades que hay desplegadas. Al final, la sensación que deja es que hacer algo que no tenga como objetivo ganar puntos de victoria, es dejar de avanzar y por tanto, perder el tiempo y la partida.

Recaudador de Feudalia
¡Todo vale para que el recaudador no se lleve los recursos!

La escalabilidad del juego va de 1 a 4 jugadores, ya que tiene solitario, pero jamás me plantearía sentarme en una mesa de más de 2 integrantes. El juego cuenta con un largo entreturno, ya que hasta que no termina un jugador, no comienza el siguiente. Esto se hace algo pesado, por lo que jamás recomendaría jugarlo a 4. Además la preparación y la recogida del juego también es bastante laboriosa, teniendo que buscar ciertas cartas entre todas las que hay. Los separadores ayudan para localizarlas, pero aún así, es bastante desagradable de hacer.

Por todo lo comentado, Feudalia es un juego que no puedo recomendar, salvo a aquellas personas que sepan dónde se meten y vean que les puede encajar, ya que como deck building, creo que hay muchas mejores opciones. El juego se basa en una idea interesante, que por algún motivo no ha terminado de cuajar. Una pequeña decepción, pues era un juego que realmente prometía…


  • Amplias posibilidades de ajustes y configuraciones de las partidas mediante escenarios y reglas opcionales.
  • Duración excesiva de las partidas.
  • Poco después de la mitad de partida, cuando se va terminando de construir el motor de cartas, se vuelve repetitivo.
  • Amplios y molestos entreturnos.
  • Preparación de la partida bastante laboriosa.

Difunde la palabra: