Crazy Mistigri

Crazy Mistigri es un pequeño juego de cartas de gatos. No intenta colarnos ninguna temática como excusa para jugar. En ese aspecto, son realmente transparentes. Nos presentan un filler de cartas con ilustraciones tipo cómic de gatos, pero el juego en sí, nada tiene que ver con los felinos. Aquí, lo importante, es mover mano y quedarse sin cartas cuanto antes. De paso, si fastidiamos a nuestros rivales en el proceso, mejor que mejor.

Lata metálica de Crazy Mistigri
La cajita metálica tan transportable, me chifla.

Ficha técnica

  • Nº jugadores: 3 a 5
  • Edad recomendada: 7+
  • Año de publicación: 2017
  • Editorial: Asmodee
  • Autores: Bruno Cathala y Matthieu Lanvin
  • Artista: Vaïnui de Castelbajac
  • Idioma: español
  • Independencia del idioma salvo reglamento: Sí
  • Ficha en la BGG

Reseña del juego

PREPARACIÓN Y CONCEPTOS BÁSICOS

Crazy Mistigri es un filler de cartas muy sencillito. El objetivo de los jugadores debe ser intentar librarse de las cartas de su mano u obtener la menor penalización posible debido a las restantes cartas que aún conserve, tal y como se explicará más adelante.

La preparación de la partida se ve influida por el número de jugadores:

  • Con 5 jugadores: se utilizan todas las cartas.
  • Con 4 jugadores: se retiran las 9 cartas de gato de valor 1.
  • Con 3 jugadores: se retiran las 9 cartas de gato de valor 1, las 8 de valor 2 y la carta de gato de valor 9.
Carta de flecha
Siga la flecha.

Tras seleccionar las cartas que conforman el mazo, los pasos a dar antes de iniciar la partida son mínimos:

  • Reparte una carta de ayuda a cada jugador, que pondrá ante sí.
  • Coloca la carta de flecha apuntando hacia la derecha entre 2 jugadores cualquiera. Esta carta marca la dirección de la partida.
  • Ten a mano algo para llevar la puntuación, ya que el juego no trae cuadernillo ni nada por el estilo.

SECUENCIA DEL JUEGO

Batcat
Nana nana nana nana…

El juego se disfruta a lo largo de 2 rondas. En la primera el jugador inicial será el más joven. En la siguiente, el que lleve la puntuación más alta. El jugador inicial deberá repartir 9 cartas a cada jugador y le sobrará 1 carta que entregará al jugador a su derecha (ése, entonces, tendrá 10 cartas).

Con esto hecho, la partida comienza. La ronda se jugará de manera secuencial, donde el jugador activo realizará su turno y pasará la vez al siguiente, que hará lo propio.

Durante su turno, un jugador podrá realizar estos 2 pasos:

  • OBLIGATORIAMENTE, empezará robando una carta al azar de la mano del jugador anterior (al inicio de la ronda, el jugador a su derecha).
  • OPCIONALMENTE, podrá descartar 2 gatos, dejándolos visibles en el medio de la mesa, donde se irá conformando una pila de descarte. Las condiciones de este par de gatos son:
    • Si son del mismo color, no pasa nada, se descartan y ya está.
    • Si tienen el mismo valor numérico (da igual si coinciden o no en el color) se activa un efecto especial que debe resolverse inmediatamente o según indique el efecto.
Descartes
El descarte va en aumento a lo largo de la partida.

Los efectos especiales que se producen al descartar gatos con el mismo valor dependen de ese propio valor. Son efectos son los siguientes:

  • Gatos 1 + 1: Elige entre…
    • …descartar inmediatamente el resto de tus gatos de valor 1.
    • …o cambiar el sentido de la partida (gira la carta de la flecha).
  • Gatos 2 + 2: Elige entre…
    • …poder seleccionar la carta de tu mano que debe robarte el siguiente jugador.
    • …o cambiar el sentido de la partida.
  • Gatos 3 + 3: Elige entre…
    • …después de que el siguiente jugador te haya robado una carta al azar, descartar una carta de la mano a tu elección y robar otra que tú quieras del descarte.
    • …o cambiar el sentido de la partida.
  • Gatos 4 + 4: Escoge una carta de tu mano y entrégasela a un jugador que desees, que aún esté jugando la ronda.
  • Gatos 5 + 5: Entrega una carta a tu elección de la pila de descartes a cada adversario que aún esté en la ronda.
  • Gatos 6 + 6: Descarta inmediatamente otro par de gatos. Puedes encadenar un nuevo efecto especial si comparten el mismo valor, como ocurre habitualmente.
  • Gatos 7 + 7: Cuando le toque al siguiente jugador, deberá robarte al azar 2 cartas de tu mano (si es posible) en vez de 1.
  • Gatos 8 + 8: Cuando le toque al siguiente jugador, deberá robarte al azar 3 cartas de tu mano (si es posible) en vez de 1.
Carta de ayuda
Carta de ayuda, vital en las primeras partidas.

En el caso de que un jugador no pueda descartarse de un par de gatos, como es opcional no pasa nada. Simplemente debe decir «paso» y le tocará al siguiente. Una vez le vuelva a tocar, podrá volver a jugar con normalidad. Para indicar que un jugador ha pasado, se debe voltear la carta de ayuda. Cuando le vuelva a tocar, la deberá situar bocarriba, como es habitual.

La ronda terminará cuando ocurra alguna de estas 2 situaciones:

  • Sólo queda un jugador con cartas en la mano.
    El jugador podrá jugar un turno y proceder a contar su penalización de puntos, que es la suma de los valores de las cartas de gatos que aún tenga en la mano.
  • Todos los jugadores que aún están en la ronda dicen «paso» de forma consecutiva.
    Esta situación implica que todas las cartas de ayuda de los jugadores que aún jueguen en la ronda, estarán bocabajo. Cada jugador sumará su correspondiente penalización de puntos, que es la suma de valores de cartas de gatos que tengan cada cual en su mano.

REGLAS ADICIONALES

El manual indica que cuando un jugador se queda sin cartas en la mano, debe decir en alto «MIAOUUUUU».

Un aspecto importante a tener en cuenta, para elegir una estrategia a seguir (dentro de lo que cabe en este juego), es conocer qué gatos existen en la mazo. La cartas existentes son:

Mezclum de cartas
¡Gatetes!
  • 9 gatos de valor 1.
  • 8 gatos de valor 2.
  • 7 gatos de valor 3.
  • 6 gatos de valor 4.
  • 5 gatos de valor 5.
  • 4 gatos de valor 6.
  • 3 gatos de valor 7.
  • 2 gatos de valor 8.
  • 1 gato de valor 9.
  • 1 gato, Micifuz, de valor 10.

Micifuz es el único gato de valor 10 y de color negro. No existe ningún otro gato de ese color. Por tanto, será la patata caliente de la partida, que irá saltando de un lado para otro.


FINAL DE LA PARTIDA

Una partida de Crazy Mistigri se compone de 2 rondas. Cuando concluya la segunda, el jugador que tenga la menor cantidad de puntos de penalización, será el ganador. En caso de que se produjera un empate por ver quién es el ganador, se jugará una nueva ronda adicional.


Los componentes

Crazy Mistigri se presenta en una pequeña cajita metálica azul de bordes redondeados. En su interior vemos que sólo hay un diminuto manual y las cartas. El aire que hay en su interior es muy escaso, lo justo para poder enfundarlas, si así se deseara.

Las cartas son lisas y tienen un grosor normal. Son lo suficientemente cómodas para jugar y barajar, incluso siendo cuadradas (con esquinas redondeadas). El arte que acompaña es muy divertido, compuesto de gatos caricaturizados. Las cartas de ayuda explican los efectos especiales y trae 5 de ellas. En total, el juego se compone de 52 cartas.

Reversos
Así comienza cada jugador. Hasta las traseras son molonas.

El manual es una hoja doblada por 6 partes. Se explica perfectamente la mecánica del juego que es tan sencilla que, una vez leído, no quedará duda alguna. De todas formas, lo que más cuesta recordar es la ristra de efectos especiales, pero recordemos que cada jugador tendrá su carta de ayuda.


Valoración

Crazy Mistigri es un filler de libro. Unas pocas cartas, un grupito y partida echada en 15 minutos. Las partidas fluyen rápido, como los turnos, ya que hay poco que hacer y tampoco hay mucho que pensar a largo plazo. A lo sumo, te planteas algo en función de tus cartas y los efectos especiales que puedas generar, pero poco más, ya que el caos se apoderará de la partida con facilidad. Te aparecerán y desaparecerán cartas de tu mano sin parar, por lo que más bien tratarás de adaptarte al momento lo mejor posible.

La mecánica del juego, hay que reconocer, que funciona perfectamente. Sólo le puedo sacar 2 pegas. La primera es la dificultad de recordar los 8 efectos especiales que hay, por lo que en las primeras partidas, se mirará más de lo deseable la carta de ayuda. De todas formas, si este juego encajase en el grupo y viera mesa con cierta asiduidad, no me cabe duda de que este problema desaparecería. La segunda pega es que deba jugarse a partir de 3 jugadores. No existe una variante para 2, cosa que lastra bastante las posibilidades de ver mesa, al menos en mi situación.

Collage de gatetes
Los gatos, como poco, son originales.

Otro aspecto a tener en cuenta es que el tema de Crazy Mistigri está completamente pegado. Así de claro. Lo mismo son gatos que podrían haberlo hecho de bombonas de butano. Supongo que si tienes que dibujar algo en una carta, lo mejor es optar por algo que suela gustar a la gente (como los gatos). A parte de esto, reconozco que los dibujos son muy chulos, originales y divertidos. Por otra parte, no perdono lo de decir «MIAOUUUUU». Estas cosas, personalmente, me parecen fuera de lugar, no aportan nada. En los juegos party, vale, pero Crazy Mistigri no lo es. ¿Con decir que has terminado no es suficiente? Aunque entiendo que si te encuentras jugando entre niños puedan verle la gracia…

Definitivamente, este juego no ofrece mucho (para hacerse una idea, es mucho más simple que Arboretum o Cubirds). Es una mecánica sencilla basada en cartas con el objetivo de divertir al personal. Pero no olvidemos que es un filler y hay que pensar en él como tal. Teniendo esto en mente, creo que es un producto que funciona. Puede que no sea algo revolucionario, incluso puede que se parezca a otros juegos del estilo, pero ahí está, perfectamente producido y en un formato ejemplar, para mi gusto (es genial la latita).

Por todo esto, puedo recomendar Crazy Mistigri a aquellos que busquen un filler para jugar siempre a más de 2 jugadores. Si eres amante de los gatos, he aquí un plus adicional por las ilustraciones, pero no hay nada de tema relacionado con los mininos. También puede encajar bien en alguien que viaje o saque el juego a la playa, piscina, monte, terraza, etc. pues ocupa realmente poco. Debemos reconocer que en una relación de tamaño/diversión, este juego sería uno de los grandes.


Lo que mola
  • Cajita metálica que mola infinito.
  • Arte de gatos divertido.
  • Mecánica rápida y sencilla.
  • Precio reducido.
Lo que no mola
  • Mínimo 3 jugadores.
  • Imposible hacer estrategias a largo plazo.

Difunde la palabra:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *