Bruxelles 1897

Bruxelles 1897

marzo 9, 2021 0 Por zoki666

Maravillar al mundo es una tarea colosal y hacerlo teniendo competencia es más difícil aún. Pero, por suerte o por desgracia, ése es exactamente tu objetivo como jugador en Bruxelles 1897. En plena Exposición Universal, competirás por ser el personaje de referencia en los ámbitos de arquitectura y arte, entre otros. Pero que la tensión no te venza, imponte con la ayuda de tus contactos, sé rápido para hacerte con los útiles más preciados, arruina las estrategias de los oponentes… Estar atento y hacer los movimientos adecuados será vital para alzarse con la victoria.

Bruxelles 1897 es un juego principalmente de cartas de Etienne Espreman. Se trata de una reimplementación del juego de tablero Bruxelles 1893, también del mismo autor. El juego que se usa para la reseña y el tutorial es el publicado por GDM Games.

Año 1897. El «Art Nouveau» toma las calles de Bruselas mientras la Feria Mundial abre sus puertas. Ha llegado el momento de cimentar tu nombre en la historia del arte. A fin de establecer tu reputación, expondrás y venderás tus obras de arte, construirás obras maestras de la arquitectura y ampliarás tu círculo social.

– Introducción del reglamento de Bruxelles 1897.
Portada de Bruxelles 1897
Portada de Bruxelles 1897.
  • Nº jugadores: 2 a 4
  • Edad recomendada: 10+
  • Año de publicación: 2019
  • Editorial: GDM Games
  • Autor: Etienne Espreman
  • Artista: Vincent Joassin
  • Idioma: español
  • Independencia del idioma salvo reglamento: Sí
  • Ficha en la BGG

¿CÓMO SE JUEGA?

ELEMENTOS DEL JUEGO

TABLERO

El tablero está dividido en 3 partes claramente diferenciadas. De izquierda a derecha serían las sieguientes:

  • Espacio para la carta de exposición y marcador de ronda.
  • Marcador de puntos de victoria.
  • Los 3 marcadores de arquitectura, nobleza y prestigio.
Tablero de Bruxelles 1897
Tablero desplegado.

MARCADORES

Todos estos marcadores deberán situarse sobre el tablero. El marcador negro servirá para indicar la ronda actual. En cambio los otros colores, de los que hay 4 de cada, sirven para marcar las puntuaciones de cada jugador en puntos de victoria, arquitectura, nobleza y prestigio.

Marcadores de Bruxelles 1897
Cuadraditos de colorines.

CARTAS

El grueso del juego son cartas. De hecho son el corazón del juego. Veremos a continuación los diferentes tipos que hay y para qué están destinados.

CARTAS DE ARQUITECTO

Hay 7 cartas de cada color de jugador. Pueden contener un valor por un lado y otro diferente por el otro lado. Sirven para realizar las diferentes acciones que permite el juego, como se verá más adelante.

Cartas de arquitecto
Ejemplo de la misma carta por ambas caras.
CARTAS DE OBRA DE ARTE

Hay 12 cartas de obra de arte en total, de 4 colores diferentes.

Carta de obra de arte
Obra de arte de color azul.
CARTAS DE DINERO

Hay 23 cartas de dinero. Por un lado muestran una moneda de valor 1 y por el otro, de valor 3.

Cartas de dinero
Carta de dinero por ambas caras.
CARTAS DE MATERIAL

Las 16 carta de material muestran 2 elementos de construcción de los 3 existentes: madera, hierro y piedra. Puede mostrarse los 2 elementos combinados de cualquier forma, incluso repitiéndose el mismo.

Carta de materiales
Carta de material con 2 tipos de recursos diferentes.
CARTAS DE CASA

Hay 16 cartas de casa de 4 tipos diferentes.

Carta de edificio
Una carta de edificio.
CARTAS DE NOBLE

Hay 19 cartas de noble. Hay 6 tipos diferentes, siendo uno de ellos el inicial con el que todos los jugadores empiezan: Georges Brugmann. Cada noble cuenta con una habilidad especial.

CARTAS DE BONO

Hay 4 cartas de bono. Se ponen al final de cada columna para otorgar beneficios a quien la controle al finalizar la ronda. Más adelante, se explicará cómo se posicionan todas las cartas sobre la mesa.

El símbolo grande es el bono de fin de ronda para la mayoría de columnas y el pequeño, en la parte inferior, el bono de fin de partida.

Cartas de bonificación
Las 4 cartas de bonificación.
CARTAS DE BRUSELAS

Las 3 cartas de Bruselas son: la Bolsa, el Ayuntamiento y el Parque del Cincuentenario. Son 3 sitios donde podrán ejecutarse una serie de acciones muy concretas.

Cartas de lugares de Bruselas
Los 3 lugares de Bruselas.
CARTA DE PRISIÓN

La carta de prisión sirve para dejar inutilizadas cartas de arquitecto de los jugadores. Quedarán inmovilizadas bajo ella, hasta que sean liberadas por algún efecto.

Carta de prisión
¡Sacadme de aquí!
CARTA DE EXPOSICIÓN

La carta de exposición suele descansar sobre el tablero. En ocasiones, podrá estar en juego iniciando una exposición en la que los jugadores podrán colaborar con sus obras de arte para ganar puntos de victoria.

Carta de exposición
La carta de exposición.
CARTA DE JUGADOR INICIAL

Una carta que identifica al primer jugador de la ronda.

Jugador inicial de Bruxelles 1897
¡Chorrete va!

PREPARACIÓN Y CONCEPTOS BÁSICOS

En Bruxelles 1897 ganará el jugador con más puntos de victoria al finalizar la partida. Ésta se desarrolla a lo largo de 4 rondas, donde se irán rascando puntos hasta llegar a su conclusión, cuando ocurre una puntuación final. Será importante organizarse y trazar una estrategia a largo plazo para hacerse con la mayor cantidad posible de puntos.

La preparación de una partida de Bruxelles 1897 consta de los siguientes pasos:

  1. Sitúa el tablerito en la parte superior de la zona de juego. El marcador negro se pone en la casilla 1 del indicador de ronda. La carta de exposición se deja sobre el tablero, en la parte superior al marcador de ronda.
  2. Bajo en tablero, coloca bocarriba las 3 cartas de Bruselas y junto a ellas la carta de la prisión.
  3. Cada jugador recibe las cartas de arquitecto del color que haya elegido. Deberán poner la carta de arquitecto con valor 2/5 y una con valor 2/4 bajo la carta de la prisión (en partidas a 2 jugadores sólo se pone en prisión la de 2/5). También situarán sus marcadores en la posición de 0 de puntos de victoria y en la casilla más baja de cada marcador: arquitectura, nobleza y prestigio.
  4. Cada jugador coge una carta de noble de Georges Brugmann. El resto de cartas de este noble son retiradas del juego.
  5. Se separan los tipos de cartas en grupos: dinero, obras de arte, materiales, casas y nobles. Se barajan por separado y se crean mazos que se sitúan bocabajo (el de dinero da igual) en la otra punta de la mesa respecto al tablerito.
  6. En función del número de jugadores se tomará cierta cantidad de cartas de cada mazo, se añadirá a ellas la carta de exposición, se mezclarán sin verlas y se creará una cuadrícula bocarriba (el dinero debe mostrar el valor 3), entre las cartas de Bruselas y los mazos. Esta zona de juego se denomina Art Nouveau.
    • Para 2 jugadores: se hará una cuadrícula de 4 columnas por 3 filas. En la última fila, las cartas de las esquinas se sustituirán por cartas de arquitecto de valor 2 de un color que no esté en uso.
    • Para 3 jugadores: se hará una cuadrícula de 4 columnas por 3 filas.
    • Para 4 jugadores: se hará una cuadrícula de 4 columnas por 4 filas.
  7. Las cartas sobrantes de la cuadrícula serán descartadas al lado de sus respectivos mazos. La carta de exposición, si no se ha puesto deberá volver al tablero y respecto a las monedas, dado que todas son iguales pueden situarse de nuevo sobre el mazo.
  8. Mezcla las cartas de bonificación y sitúalas bocarriba al final de cada una de las columnas, junto a los mazos.
  9. Se determina al azar al jugador inicial, que obtendrá la carta que así lo acredita. Éste ganará cartas de dinero por valor de 4 y los siguientes en sentido horario uno más.
Partida de Bruxelles 1897 a 2 jugadores
Partida a 2 jugadores preparada.

Recordemos que en este juego no hay mano de cartas oculta. Todo cuanto se tiene es visible para todos.


SECUENCIA DEL JUEGO

La partida de Bruxelles 1897 consta de 4 rondas. Cada ronda está compuesta por 3 fases:

  1. Preparación.
  2. Acción.
  3. Mayorías.

1. FASE DE PREPARACIÓN

Esta fase pretende dejar el terreno de juego preparado para el resto de la ronda. Por tanto, en la primera ronda no hará falta realizarla, pues con la propia preparación de la partida ya está todo resuelto.

En las siguientes rondas habría que hacer lo siguiente:

  1. Avanzar 1 casilla el marcador de ronda.
  2. a) Entregar la carta de jugador inicial al que posea la carta de exposición. La carta de exposición se vuelve a colocar sobre el tablero.
    b) Si ningún jugador tuviera la carta de exposición, simplemente se pasa la carta de jugador inicial al siguiente en sentido horario.
  3. Se descartan las cartas de la zona de Art Nouveau que no se hayan usado en la ronda anterior.
  4. Los jugadores enderezan sus cartas de noble.
  5. Se prepara una nueva zona de Art Nouveau con cartas de los mazos, tal y como se ha explicado en la preparación. Si algún mazo se terminara, se volvería a crear de nuevo a partir de los descartes.
  6. Mezcla las cartas de bonificación y sitúalas de nuevo al azar.

2. FASE DE ACCIÓN

Empezando por el jugador inicial, éste podrá realizar una acción de las que se expondrán a continuación y cederá el turno al siguiente en sentido horario. Así se seguirá hasta que todos los jugadores pasen.

Las acciones a realizar las podemos dividir en 3 grupos:

A) Acciones en el Art Nouveau

Realizar acciones en la zona del Art Nouveau consiste en elegir una de las cartas expuestas e intercambiarla con una carta de arquitectos de la mano. Siempre habrá que hacer un pago en monedas igual al valor que muestre la carta de arquitecto usada. Tras esto, es elección del jugador si ejecutar la acción de la carta o no.

Jugando a Bruxelles 1897
Se puede ver todo el Art Nouveau utilizado a excepción de 1 carta. También se ve cómo se ha hecho uso de las localizaciones de Bruselas.

La acción que se vaya a realizar, depende de la carta que se elija:

  • Obra de arte: ésta sería la acción de creación, con la que conseguimos una obra de arte.
  • Monedas: ésta acción es la venta de una obra de arte. Deberás descartarte de una carta de obra de arte en tu poder para conseguir las 3 monedas.
  • Materiales: ésta es la acción de suministros, con la que se consiguen materiales para la construcción.
  • Casa: la acción de construcción. Se edifica la casa, pero habrá que descartar un coste en recursos igual al número de cartas de casas ya en posesión del jugador (incluyendo la que se está jugando). Dado que en cada carta de materiales se muestran 2 recursos, muy posiblemente ocurrirá que se gaste más de la cuenta (no hay vueltas). Además, el jugador ganará tantos puntos de victoria como tipos de materiales usados para la construcción del edificio.
  • Noble: la acción de influencia con la que ejecutamos el efecto del noble. Adicionalmente, el jugador deberá elegir si quedárselo o descartarlo. En caso de conservarlo, deberá dejarlo girado para marcar que ya ha sido usado durante esta ronda. No está permitido conservar 2 nobles iguales. Los efectos de lo nobles son los siguientes:
    • Georges Brugmann: obtienes 4 monedas.
    • Prince Albert: avanzas una casilla el marcador de nobleza.
    • Charles Buls: avanzas una casilla el marcador de prestigio.
    • Victor Horta: avanzas una casilla el marcador de arquitectura.
    • Paul Hankar: roba 2 cartas de materiales del mazo. Quédate con una y descarta la otra.
    • Émilie Vandervelde: elige una de tus cartas en prisión y retórnala a la mano.
  • Exposición: empezando por el jugador que juega la carta y avanzado en sentido horario, cada jugador podrá exhibir una de sus obras de arte, que no haya sido mostrada todavía en esta exposición y ganar 2 puntos de victoria. Siguiendo esta dinámica, un jugador podrá exhibir varias obras de arte diferentes si los otros jugadores no pudieran. Los que hayan pasado en la ronda de juego no podrán participar en la exposición.
B) Acciones en Bruselas

Para realizar la acción de cualquiera de las 3 cartas de Bruselas, deben colocarse arquitectos sin necesidad de pagar su coste en monedas. La cantidad de ellos depende de cuántas veces se haya usado la carta en concreto con anterioridad durante la ronda (la primera vez se coloca uno, la segunda dos y así).

Final de partida
Hacer buen uso de las localizaciones de Bruselas es vital.

Las 3 localizaciones de Bruselas cuentan con efectos diferentes y son éstos:

  • Bolsa: ganas 5 monedas.
  • Ayuntamiento: activa los efectos de tantas cartas de noble que poseas como la cifra indicada para tu posición en el marcador de nobleza. Los nobles que se utilicen deberán girarse.
  • Parque Cincuentenario: realiza una acción a tu elección de las que se han explicado en la sección A (Art Nouveau), a excepción de la exposición. Las cartas que deberían cogerse, en este caso, se obtendrán de su respectivo mazo de robo, cogiendo 2 y eligiendo 1 para quedarse y otra que se descartará (en la venta, donde se consigue una carta de 3 monedas, vale con coger la primera que haya en el mazo). Obviamente, los requisitos derivados de estas acciones siguen existiendo (descartar una obra de arte para la venta o descartar materiales para la construcción).
C) Pasar

En el turno de un jugador, ya sea porque no pueda o no quiera continuar realizando más acciones tras ésta, podrá optar por realizar la acción de pasar.

El primer jugador en pasar durante la ronda ganará 3 monedas y el resto, cuando pasen, obtendrán sólo 1.

3. FASE DE MAYORÍAS

Cuando todos los jugadores ya han pasado, se inicia la fase de mayorías. Ahora tocará medir éstas en 3 aspectos diferentes del juego y en este orden:

  1. Columnas.
  2. Escudos de armas.
  3. Bruselas.

En las partidas a 2 jugadores, se tendrá en cuanta al jugador neutral como posible ganador de las mayorías. No hará falta anotar sus puntos, sólo está para entorpecer a los jugadores.

MAYORÍA DE COLUMNAS

Para cada una de las columnas se mira el jugador que tenga más valor de arquitectos en total. El que más tenga ganará el bono y en caso de empate, ambos lo ganarán.

Los diferentes bonos son:

  • Avanzar 1 casilla en el marcador de arquitectura.
  • Avanzar 1 casilla en el marcador de nobleza.
  • Avanzar 1 casilla en el marcador de prestigio.
  • Elegir una de tus cartas en prisión y retornarla a la mano.
MAYORÍA DE ESCUDOS DE ARMAS

Cuando hay 4 cartas de arquitecto (da igual los colores) en una estructura de 2 x 2, forman un escudo de armas con sus vértices coincidentes. Teniendo esto en cuenta, deberá analizarse cada escudo formado y ver qué jugador es el que lo controla. Para ello, no se tendrá en cuenta el valor de los arquitectos, sino simplemente la cantidad de cartas de arquitecto que hay de cada jugador para formar ese escudo.

Juego desplegado
Hay unos cuantos escudos formados que aportarán unos golosos puntos a quien los controle.

El jugador que gane la mayoría ganará tantos puntos de victoria como la cifra asociada a su posición en el marcador de prestigio. En caso de empate, ambos jugadores ganarán su correspondiente beneficio.

MAYORÍA DE BRUSELAS

El jugador que tenga mayor cantidad de cartas de arquitecto sobre las 3 cartas de Bruselas, debe elegir una de ellas, que sea de su color, y ponerla en prisión. En caso de empate, ambos jugadores deberán hacerlo.


FINAL DE PARTIDA

Tras la fase de mayorías de la cuarta ronda se llega al final de la partida, el momento de hacer la puntuación final. Para ello, se han de seguir los siguientes pasos:

  1. Pagar 2 monedas por cada noble que se posea (ignorando a Georges Brugmann). Por cada noble que no puedas pagar, deberás descartarlo y perder 3 puntos de victoria.
  2. Ganar tantos puntos de vitoria como casas se tenga multiplicado por la posición del marcador de arquitectura.
  3. Se gana 1 punto por cada carta de materiales.
  4. Si se tiene la carta de exposición, se obtiene 2 puntos.
Jugando
¡Llegó la hora de la verdad!

Por último, falta volver a analizar las mayorías de columnas, pero para aplicar la bonificación de final de partida. Sólo aquel jugador que gane la mayoría (con empate, ambos) tendrá derecho a puntuar por ese concepto:

  • Ganar 3 puntos por cada 2 monedas.
  • Ganar 2 puntos por cada tipo de obra diferente. Nota: aquí hay una errata en el reglamento, que indica 4 puntos por obra diferente.
  • Ganar 2 puntos por cada tipo de casa.
  • Ganar 2 puntos por cada noble (incluido Georges Brugmann).

Tras este conteo, el jugador con más puntos de victoria será el ganador. En caso de empate, ganará de ellos el que tenga menos cartas de arquitecto en prisión. Si el empate todavía persiste, de ellos ganará el que más tenga sumando los valores de los marcadores de arquitectura, nobleza y prestigio.


LOS COMPONENTES

Bruxelles 1897 se presenta en una pequeña caja rectangular, ilustrada con el mismo arte que veremos en los componentes. En ella encontraremos cartas, marcadores de madera, un pequeño tablero y una guía para visitar Bruselas.

Contenido de Bruxelles1897
Contenido de Bruxelles 1897.

Las cartas es el núcleo del juego y éstas son finas, con tacto lino y con un arte extraño, que personalmente no me gusta nada. Pese a todo, entiendo que pretende simular al arte modernista de la época. No hay texto en las cartas, más allá de algún nombre propio. Algún icono hay, pero se entiende a la perfección. En muchas ocasiones, la propia ilustración y su color es todo lo que hace falta.

El tablero es de 3 alas, de un cartón de un grosor aceptable, pero sin rematar. Aunque está impreso por ambas caras, sólo una de ellas es funcional para el juego. La información que muestra, en su mayoría marcadores, es perfectamente funcional.

La madera queda reservada para las fichas cuadradas de los jugadores y el marcador de ronda. Los colores son los típicos verde, azul, rojo y amarillo, quedando en negro para el marcador de ronda.

El reglamento es un librito bien explicado, acompañado de imágenes y ejemplos que ayudan en la comprensión de las normas. En un principio, puede resultar algo farragoso, pero no por culpa del manual, sino por el hecho de que en el juego se usan las cartas para muchas cosas y de diferentes maneras, lo que puede ser lioso. Una segunda lectura y una toma de contacto con el juego hará desaparecer este problema.

Colección de edificios y obras de arte
El arte no es de lo más atrayente…

También hay que mencionar que el juego incluye una guía de Bruselas, pero sólo en inglés, francés y neerlandés, nada de español. Por tanto, pierde buena parte de su utilidad, pero bueno, no es algo intrínseco al juego. Entiendo que así vendrán todas las ediciones y traducirla habría aumentado el coste del juego, por lo que no hay mal que por bien no venga.


VALORACIÓN

Bruxelles 1897 es de esos juegos que en una caja pequeña contienen una gran idea. Básicamente, el juego se compone de cartas y un pequeño tablero con los marcadores, que igualmente podrían haber sido cartas, pero se agradece encontrar algo diferente. Debido a esto, las cartas deberán adoptar muchas funciones de lo más diversas para cubrir todas las necesidades de diseño del juego.

Este aspecto puede ser el que más abrume en un principio: encontrarse tantos tipos de cartas diferentes. Al final, no deja de ser más que una cuestión de adaptación. En cuanto se juega una partida, éstas se distinguen bien y no resulta nada lioso.

La disposición del juego nos muestra 3 secciones claramente diferenciadas: el Art Nouvea con sus cartas de bonificación, las localizaciones de Bruselas junto a la prisión y el tablero con los marcadores. Con esto se simula por completo el típico tablero del juego. Además no se echará de menos, pues toda la información que se expone en las cartas es fácilmente digerida de un vistazo.

Los jugadores en Bruxelles 1897 parten con una mano inicial idéntica. Lo único que varía es el dinero con el que se empieza, que pretende equilibrar la ventaja de actuar antes que otros. Se podría decir que todo el mundo empieza, más o menos, de la misma forma y que lo que se dispone durante la partida es variable, pero equitativo para todos. Por tanto, no queda otra que afirmar que en este juego, lo importante es la estrategia a seguir.

Mano inicial
Todos empezamos más o menos así. En este caso, con una moneda más que el jugador inicial por ser el segundo en actuar.

No hay azar en exceso en Bruselles 1897, ya que no hay factores como tiradas de dados. Es verdad que una vez avanzada la partida, el hecho de que salgan ciertas cartas podrán venir mejor o peor. Igualmente, algunos efectos que permiten robar cartas de los mazos, pueden darte mejores o peores cartas para tu situación, pero en definitiva, son detalles que no tienen el suficiente peso como para impactar de manera decisiva en el resultado de la partida.

Por todo esto, la estrategia a realizar a largo plazo, si podemos definir como largo plazo sus 4 rondas, es vital, pero también lo será situarse de forma táctica sobre las cartas que nos interesen y las que creamos que les puedan interesar a los rivales. Recordemos que en este juego gana el que tenga más puntos de victoria y esto siempre se consigue sumando, pero también evitando que el resto sume.

Lo mejor de Bruxelles 1897 es que hay múltiples formas de conseguir puntos durante la partida y al final de ella. No diría que es una ensalada de puntos, pero sí que está bien cubierto de posibilidades por donde ir actuando. Sin duda la construcción de edificios y el avance en arquitectura es una buena opción, pero no deberemos olvidar otras posibles formas de puntuar como los escudos de armas, nobles, arte, dinero, etc.

Perspectiva del juego
Cada partida será un nuevo desafío.

Además, en Bruxelles 1897 deberemos tener muy en cuenta el dinero con el que contamos. Pues casi todas acciones incurrirán en un gasto de monedas. Las que no tienen gasto son las que pueden hacer que nuestros arquitectos acaben entre rejas al final de la fase de mayorías, incurriendo en tener menos cartas en la mano en siguientes turnos y por tanto poder ejecutar menos acciones, por no comentar que en las fases de mayorías nos podríamos ver superados.

Todos estos aspectos que deben tenerse en cuenta, hacen de Bruxelles 1897 un juego lo suficientemente complejo como para no sacarlo a mesa a iniciados. Su profundidad puede pasar desapercibida, haciéndoles sentir que el juego no es bueno o simplemente pueden acabar aburridos por no entender nada de lo que hacen. Pese a esto, es un juego que no genera AP, pues las opciones son las que fácilmente se ven en la mesa, no hay más, pero es exigente en cuanto a poder controlarlo de manera eficiente.

La duración de las partidas rondan los 45 minutos o 1 hora en función de los jugadores. Su abanico es de 2 a 4 jugadores, haciendo que cambie la cuadrícula del Art Nouveau y poco más, pues las normas se mantienen igual. Este tipo de juegos, donde cada cual lucha por coger una carta de la mesa, suelen flojear a 2 jugadores, pero éste no es el caso. Las partidas en pareja a Bruxelles 1897 son intensas, se hacen con un cuchillo entre los dientes, luchando hasta el último momento.

Marcador del juego
Las 4 rondas pasan en un suspiro.

En cuanto a su rejugabilidad, dado que la superficie de juego del Art Nouveau se genera de forma aleatoria en cada ronda, así como el posicionamiento de los bonificadores, hace que cada partida sea diferente. La idea principal no variará mucho, pero la forma de desarrollar la partida cambiará para adaptarse a las circunstancias de la mesa.

La principal pega que le veo al juego es su arte. Aunque haya querido imitar un movimiento artístico de la época, el resultado, en mi opinión, es bastante feo. Esta opinión la he visto reflejada también en muchas otras personas, por lo que puede ser un lastre para el juego si no se conocen sus virtudes.

De todas formas, sólo puedo recomendar Bruxelles 1897 a todos los aficionados (pero ya tengan algo de bagaje en este mundillo), porque es un auténtico juegazo de caja pequeña. Las partidas son tensas, hay múltiples caminos a tomar para llegar a la victoria y siempre se estará luchando por conseguir mayorías. En definitiva, podréis disfrutar de un buen rato que se os pasará volando.


  • Partidas tensas con lucha hasta el final.
  • Suficiente profundidad como para trazar estrategias a futuro.
  • Conlleva una buena carga táctica la elección de cada acción a realizar.
  • El arte no es del agrado de todos.
  • La preparación de partida, así como cada inicio de ronda, al hacerse todo con cartas resulta algo pesado.

Difunde la palabra: